¿Conoces la diferencia entre notoriedad y reputación?

imagen post ¿Conoces la diferencia entre notoriedad y reputación?

Si queremos ser sintéticos podemos decir que la reputación se basa en percepciones y la notoriedad en visibilidad. Tomemos como ejemplo a Donald Trump y Barack Obama. Aunque sea difícil de creer tienen algo en común, en cualquier lugar del mundo son conocidos, pero no por las mismas razones. Trump y Obama tienen una notoriedad similar, pero una reputación diferente. Así de fácil. Este razonamiento funciona tanto con personas como con marcas. Aun así, la gente suele confundir los dos conceptos. ¿Por qué es importante diferenciarlos? ¿Tienen relación el uno con el otro? Veamos las diferencias entre notoriedad y reputación de marca.


Notoriedad de marca

La notoriedad, o brand awareness, es el nivel de conocimiento que tiene el público sobre una marca y refleja además su grado de penetración en el mercado. Conseguir reconocimiento de marca no implica necesariamente posicionarse, ya que el posicionamiento incluye una participación o respuesta positiva o negativa.

La gestión de la notoriedad de marca es uno de los aspectos fundamentales en el branding ¿Por qué ser conocido es tan importante? Porque cuando la competencia es alta y el volumen de productos en el mercado es inabarcable, es esencial distinguirse de los competidores con un mensaje diferenciado.


CASO BILLIE

La nueva marca de cuchillas Billie ha lanzado la primera campaña que muestra vello corporal femenino. Como era de esperar, el spot ha sido un éxito viral con miles de menciones positivas en social media. Su estrategia funciona, no solo por la visibilidad del vello, sino por mostrar a sus consumidores la capacidad de elección. 


HU-HA DE CHIMO BAYO

Las bodegas valencianas Arráez decidieron lanzar un techno tinto, basado en el artista Chimo Bayo, un perfil con gran relevancia en la comunidad y asociado a la famosa «ruta del bakalao» en Valencia. El lanzamiento tuvo gran notoriedad ya que la campaña aludía de forma emocional a todas las sensaciones vividas en un momento histórico en Valencia. 


Top of mind

Recordemos que el principal objetivo de la notoriedad es llegar hasta el Top of Mind, que se basa en la capacidad que tiene una marca a la hora de ocupar una posición privilegiada en la memoria de su público. Por ejemplo, cuando hablamos de «cadena de comida rápida», lo siguiente que pensamos es en empresas como McDonald’s, KFC, o Burger King. De la misma manera, la palabra «refresco» nos lleva a pensar en Coca-Cola o en Pepsi. El reto, además de conseguir notoriedad es llegar al Top of Heart, es decir, llegar al corazón de nuestros consumidores. Sin embargo la noción del Top of Heart va más allá de la notoriedad y nos lleva a hablar de el concepto de reputación de marca.


Reputación

La reputación es la suma de las percepciones acumuladas por una persona a lo largo del tiempo. Aunque es una confusión común, la reputación de marca no se basa en ser atractivos o decir que lo somos. La reputación se gana a través de acciones y méritos, por eso las empresas deben esforzarse por ser mejores cada día. 

Hace unos años se hablaba del storytelling y la capacidad de las marcas a la hora de definir y relatar su discurso. La evolución era clara y apareció el storydoing. ¿Por qué ? porque la realidad es que estamos saturados de historias. Ya no queremos cuentos, buscamos marcas que pasen de las palabras a la acción.


CASO NUTELLA

Desde que se descubrieron los efectos negativos del aceite de palma y cómo Nutella destruía la selva para producir su aclamado producto, la marca ha tenido que enfrentarse a su mala imagen. En 2018 Nutella lanzó un spot en Francia donde los protagonistas son trabajadores de la empresa situados en un contexto de laboratorio. A modo de nutricionista una voz en off explica los beneficios de la crema de chocolate y del aceite de palma, intentando posicionar a Nutella como un producto sano, casi ecológico. Una posición que no se sustenta ya que la sociedad cada día es más consciente de los efectos negativos del azúcar y conservantes. ¿Es coherente desviar la atención de la evidencia o enfrentarnos y ser transparentes? 


IKEA

La empresa sueca es el ejemplo que aúna notoriedad y reputación. Ikea ha sabido posicionarse en el mercado y sobre todo, reinventarse. Con su última campaña lo ha dejado claro, la marca no solo se dirige a aquellos que buscan mobiliario a precios competitivos, sino también a aquellos que disfrutan del diseño y pueden vivir en una mansión. A través de esta estrategia de comunicación, la empresa sueca busca ampliar su público y evolucionar su percepción. Gracias al cuidado de sus trabajadores, su imagen y su servicio, Ikea es de las pocas marcas que poseen defensores. 


Notoriedad y reputación deben ir de la mano

¿Es lo mismo ser reconocido que ser querido? No.

Sin embargo, muchos confunden ambos términos. La mala publicidad puede hacer que la sociedad se aleje de nuestra marca. ¿De qué nos sirve la notoriedad si es negativa? De absolutamente nada.


No podemos controlar lo que dicen de nosotros

Aunque vivamos en el mundo de la información, cada vez aparecen más problemas a la hora de poseer credibilidad. Con el caso del Facebook Gate y las fake news fuimos conscientes de cómo la filtración de datos y su uso en manos interesadas, podía cambiar hasta el voto en unas elecciones presidenciales. 

La realidad es que una parte de lo que leemos es información sesgada y muchos, con nuestro tiempo limitado no invertimos en contrastar, por lo que un mal titular o una noticia falsa puede provocar una crisis de reputación.


Una reacción rápida, honesta y transparente es la clave en los momentos de crisis

Podemos encontrarnos con una crisis reputacional que afecte duramente a nuestra marca. Independientemente de la veracidad de la noticia, nuestro objetivo es responder de forma rápida y sincera para frenar la corriente negativa. De nada sirve esconderse y «dejarlo pasar» porque cuando salgamos de nuestro agujero, tendremos heridas difícilmente curables.


¿Qué factores afectan a nuestra reputación?

Aparte de nuestra relación con nuestros trabajadores y nuestros colaboradores, poseer un CEO público, puede afectar a nuestra imagen de marca.

En el mundo empresarial, algunos CEOs se han convertido en estrellas mediáticas. Muchos son criticados por sus costumbres excéntricas y otros, se convierten en auténticos ídolos por sus aportaciones sociales.


« El 81% de los ejecutivos a nivel mundial cree que la visibilidad externa del CEO es fundamental en la construcción de la reputación de la compañía »


Hoy la reputación de un CEO no se mide por su popularidad, sino por su credibilidad. Y como cualquier marca, debe tener un propósito, es decir, debe dejar claro qué objetivo tiene su compañía y cómo va a aportar valor. En los últimos años la humildad se ha convertido en un paradigma a seguir entre los directivos. Los trabajadores de una empresa tienen más posibilidades de elegir un líder con talento y humildad, que otro con carisma y gran ego.

En resumen, la gestión de nuestra reputación es principal a la hora de evolucionar como marca o como profesional. Y recuerda, la notoriedad puede ser pasajera, pero la reputación no. 

¿Y tú, qué marca quieres ser de mayor?

Kids es una agencia estratégica creativa que busca gestionar las marcas del futuro. En la era de la inmediatez luchamos por construir y gestionar marcas consistentes en el tiempo. Ayudamos a las marcas a encontrar su valor diferencial, e implementarlo a través de productos, experiencias y formatos que conecten con su público. Visítanos https://agenciakids.es/

Deja un comentario