Header Los Arráez

Los Arráez:
Los vinos más serios de la
bodega canalla

BRIEF Y OBJETIVOS

Bodegas Arráez es la bodega más irreverente y canalla del levante español y probablemente del mundo. El diseño de sus etiquetas y namings, unido a la calidad de sus caldos, les ha permitido llegar a mucha gente.

Su último lanzamiento, el techno-tinto HU-HA de Chimo Bayo, no dejó a nadie indiferente. Un vino que se sumaba a una saga de vinos más canallas y al Mala Vida y Vividor, muy representativos de esta bodega joven y gamberra.

Ahora, su director Toni Arráez, quería sacar una línea de vinos más serios y de una calidad superior. Nos encontramos ante un nuevo posicionamiento dentro de la propia marca.

ESTRATEGIA

Bodegas Arráez había tenido hasta ahora vinos gamberros orientados a un sector de jóvenes y, no tan jóvenes. Nos encontramos ante la dificultad de crear un vino nuevo de calidad, en una bodega que tenía vinos más comerciales y orientados a un público menos exigente. Debíamos trabajar el concepto de vinos de gama alta, comprometidos con la tierra y con la tradición familiar, que se iban a convertir en el proyecto más personal de Toni Arráez, su director.

Desde que llegó a la bodega en 2010, Toni siempre quiso darle un giro y trabajar con variedades autóctonas y viñedos viejos, como lo había hecho su abuelo.

IDEA

Si hasta ahora sus acciones de comunicación se basaban en la presencia en festivales de música o ferias, teníamos que ir más allá y dar a conocer este vino de una manera más seria. Buscamos una propuesta de valor y un naming con el que captar al público amante del buen vino y de la tradición de la tierra. “Los Arráez” es un homenaje a una familia y con un significado: volver a los orígenes y a los inicios de la bodega.

Para su presentación, realizamos una cata en uno de los lugares más emblemáticos de Valencia, el Celler de Proava. La colección está compuesta por 3 caldos distintos para un público más exigente: Lagares, Verdil y Parcela 0, elaborados con uvas autóctonas.

Combinando seriedad y buen gusto con elementos disruptivos y rompedores, las etiquetas debían mostrar origen y tradición al mismo tiempo que llamasen la atención, como el resto de sus vinos.

Parcela 0:

En su etiqueta encontramos a un cocodrilo sujetando una copa de vino en sus fauces, que representa la tradición de los procesos de toda la vida, con la sofisticación y delicadeza de los vinos de hoy.

Lagares

Su llamativa etiqueta con un vendimiador a lomos de un triceratops es todo un tributo a los ancestros y las raíces de la bodega. En ella, hemos querido plasmar el saber hacer y la filosofía del bisabuelo de Toni, fundador de la bodega.

Blanco Verdil

Aquí apostamos por hacer un vino transgresor con fuerte personalidad, de carácter fresco y complejo, que transmite la esencia de esta zona del mediterráneo. En su etiqueta hemos dibujado el samaruc, un pez originario de la Comunidad Valenciana y especie en peligro de extinción, que está volando con un aviador encima y que representa, precisamente, a esos primeros bodegueros. Toda una apuesta por hacer un vino transgresor con un guiño a nuestra tierra y a lo que aprendimos de nuestros antepasados.

RESULTADOS

- Los Arráez han conseguido situarse como vinos de gama alta y han obtenido muy buenas críticas dentro del sector.

- El diseño de su etiqueta ha obtenido Oro en la categoría Best Branding Packaging en los premios más importantes del marketing alimentario a nivel nacional, los Best Awards 2018.